Al utilizar ELUNIVERSOANIMAL acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página.

Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Introdución        Aires/Andaduras        Alimentación            Anatomía          Asociaciones de criadores        Capas y marcas     

  Dentición        Disciplinas y Deporte          Enfermedades        Equipación/Guarniciones        Federaciones Hípicas   

    Gestación        Glosario       Limpieza e Higiene        Razas

 

 

 

 

Una yegua  tiene varios celos pero sólo durante una época del año. La temporada de reproducción de la yegua coincide con los meses de mayor cantidad de horas de luz. Por lo general, empiezan a presentar celos en febrero o marzo y dejan de tener ciclos después del verano, a medida que los días se van haciendo más cortos. Teniendo en cuenta que la gestación en los equinos dura alrededor de 11 meses, la mayoría de los potros nacen en primavera, una estación muy adecuada porque es la que presenta mejores condiciones ambientales.

El que  la yegua coma más o menos, no influye en el tamaño del potro, que será grande o pequeño dependiendo  de factores genéticos. Sus necesidades nutritivas  no empiezan a ser superiores hasta la mitad de la gestación, alrededor de los 170 días. A partir de entonces sí es recomendable aumentar paulatinamente la cantidad de concentrado en, más o menos, un 10%, que se debe mantener durante el periodo de lactancia  del potro. Hay que tener presente que la obesidad puede dar lugar a problemas durante el último tercio de gestación y en el parto.

Por el hecho de gestar, las yeguas de cría no modifican su grado de ejercicio y deben permanecer en el prado o haciendo el mismo paseo que hacían habitualmente. Las yeguas de alta competición, no pueden participar en concursos a partir del cuarto mes de gestación, pero no por eso han de permanecer paradas.   Si   se ve sometida a una situación extraña tiene más posibilidades de perder el potro que si continúa con su actividad habitual.   En el último tercio de gestación es recomendable que  no haga mucho ejercicio, para evitar posibles lesiones o accidentes, pero hay que recordar que el cambio debe ser siempre progresivo.

Hay que preparar un lugar adecuado para el parto y la yegua tiene que acostumbrarse a él. Lo  ideal es que  sea una cuadra amplia, con buena cama y sin elementos con los que el futuro potro o la madre puedan lesionarse. La yegua debe permanecer en el lugar en el que parirá al menos durante los dos últimos meses de gestación. En ese tiempo, la madre desarrollará anticuerpos contra las bacterias que se encuentran en su entorno y transmitirá esa protección al potro a través del calostro. Si se cambia de lugar poco antes del parto, no podrá ofrecer a su hijo las defensas adecuadas.  

En   la primera leche que mama el potro, llamada calostro,  hay una gran concentración de anticuerpos con los que  se defenderá de posibles infecciones hasta que su sistema inmunitario está lo bastante desarrollado. Para que las defensas contra la gripe y el tétanos sean adecuadas, es necesario que la madre esté bien vacunada. Si no lo está, lo más recomendable es que se vacune en el último tercio de la gestación. En España  se acostumbra a vacunar también las yeguas contra la rinoneumonitis.  También es   conveniente desparasitar la yegua un mes antes del parto para que el ambiente sea limpio y se reduzca la parasitación del potro.

 

 

El parto

 

Primero debemos elegir    dónde va a parir la yegua. Si se trata de un establo, debe ser lo bastante grande para que la madre pueda echarse con comodidad, la cama debe ser abundante y estar siempre limpia. Debe ser un  lugar tranquilo  y que no haya mucho  movimiento de gente  en el momento del parto, pues  la yegua puede retrasarlo voluntariamente y lo hará siempre que haya gente alrededor.

Aunque es difícil calcular con exactitud el momento del parto, en los días previos suelen aparecer las denominadas " perlas de cera" en la punta de los pezones, puede haber goteo de leche y la musculatura de la grupa y el periné se relaja.

En la primera fase del parto, la yegua se muestra intranquila, suda y se echa y se levanta con frecuencia. Si estamos presentes, es el momento de colocar un vendaje en la cola. A continuación, tiene lugar la rotura de aguas y en pocos minutos es expulsado el potro.

Si la posición del potro es correcta, deben aparecer primero las dos extremidades anteriores y después la cabeza. Todo el proceso puede durar entre unos minutos y media hora. Inmediatamente después del parto, la cara del potro debe quedar libre para que pueda respirar.

El cordón umbilical se rompe por sí solo, normalmente cuando la madre se levanta y la yegua debe eliminar la placenta en pocas horas. Es recomendable conservar la placenta intacta para que pueda examinarla el veterinario y asegurarse de que no ha quedado ningún fragmento en el interior del útero.

 

 

En la mayoría de los casos, las yeguas paren sin ninguna dificultad y son raras las complicaciones en el parto. Si todo sucede con normalidad no debemos interferir en absoluto, pero si detectamos algún problema, como ver aparecer primero la cabeza o una sola pata, no se rompen las membranas, el potro no puede respirar, etc.  hay que actuar rapidamente, ya que el potro no se mantendrá con vida más de dos horas una vez iniciado el parto. Tener siempre a mano el teléfono del veterinario, y ante   cualquier duda es mejor llamar.  Si se trata de una yegua que ha tenido problemas en partos anteriores, quizá lo mejor sea enviarla a una instalación hospitalaria en la que pueda recibir atención inmediata en caso de surgir alguna complicación.

Los abortos pueden ser múltiples, desde una gestación gemelar a una infección bacteriana o una malformación fetal y en algunas ocasiones, pueden prevenirse. Después de  un aborto, la capacidad para gestar de la yegua se ve reducida y pueden aparecer complicaciones, como una retención de placenta, que requieren atención inmediata.

 

 

 

El Universo Animal es una página informativa. No vendemos nada de lo que pueda aparecer en ella.

La información ha sido recogida de libros, fichas, y páginas de internet como Wikipedia.

 

Si desea que su publicidad figure en nuestras páginas, consúltenos,   les haremos una oferta acorde a sus necesidades.

 

Publicidad: 656 30 55 69   - correo electrónico:  eluniversoanimal@eluniversoanimal.com

 

Copyright (c) 2014  Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd