Al utilizar ELUNIVERSOANIMAL acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página.

Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Introducción        Alimentación        Anatomía        Aseo        Criadores         Educación   

    Enfermedades        Equipamiento        Gestación        Organizaciones        Razas

 

 

Los gatos  son carnívoros, cuando están salvajes su dieta se basa principalmente en los animales que cazan. Todos los felinos necesitan ciertos aminoácidos y nutrientes para sobrevivir que obtienen a partir de las proteínas animales, además de grasas. Su metabolismo es incapaz de obtener estas ustancias esenciales a partir de otro tipo de alimentos, por lo que tiene que consumirlas directamente. Por ello es muy importante que la dieta de los gatos contenga un nivel de  proteínas muy elevado, dos veces más que la de los perros y al menos una tercera parte de ellas debe de ser de origen animal. Una buena dieta será rica en grasas, ya que su sistema digestivo  lo digiera fácilmente.

Son animales de costumbres, que les gusta comer a determinadas horas fijas en sitios conocidos donde estén tranquilos y casi siempre dos veces al día. Por la mañana suele darse más ligero y por la tarde una algo más copiosa. Cuando se trata de alimentos enlatados o frescos, la ración diaria no debe ponerse de una vez, porque si sobra, se seca y se llena de bichos. Si no se la ha acabado toda retire los restos y limpie bien el recipiente.

La dieta actual de la mayoría de los gatos domésticos hoy en día es muy buena, ya que les aportan una dieta equilibrada, contienen las dosis apropiadas de grasas y proteínas, y además le proporcionan todos los minerales y vitaminas que garantizan un buen estado de salud. Lea las etiquetas para comprobar que la dieta es completa, y que no sustituyen las proteínas por cerales o usan aromatizantes químicos.

Los productos " gourmet" no a todos los gastos les gusta, y no son tan completos ni equilibrados desde el punto de vista nutricional como los productos de alimentación regular.

Hay gatos a los que les gusta un determinado sabor o una marca en particular durante toda su vida, otros sin embargo de pronto se niegan a seguir comiendo lo mismo. Lo ideal es acostumbrarles desde pequeños a variarles los sabores. Los gatos son muy tozudos y no es fácil animar a un gato adulto a probar cosas nuevas, y  a veces prefieren quedarse sin comer. No obstante ningún gato se deja morir de inanición, por lo que deberá seguir intentándolo, dándole porciones frescas del mismo alimento hasta que las coma. Si suele dejar restos de comida en el plato, reduzca la porción hasta que no deje nada.

Además de la comida enlatada, podemos encontrar comidas deshidratadas y semihidratadas, las cuales presentan ventajas e inconvenientes. La mayor ventaja es que se conservan mejor y si quedan en el cuenco no se estropean como la anterior. Otra ventaja es que con ésta comida ejercitan más los dientes y encías, lo cual contribuye a mantener la dentadura libre de sarro. En desventaja es el poco contenido líquido que contienen y  que hay que compensar con mucha agua. Compruebe que el animal bebe suficiente agua y si no es así, reducir las porciones y combinarlas con productos enlatados.   La cantidad de agua que suele beber un gato común es de 200 m. al día, aunque varía bastante según la dieta.   Aunque su dieta sea con comida enlatada siempre colocar agua fresca y observar cuánto beben, la carencia de agua puede provocar torstornos urinarios.

 

 

Hay quien prefiere preparles la comida fresca hecha en casa, pero el ahorro en dinero es mínimo si se desea una dieta rica, variada y equilibrada, además se requiere un tiempo de preparación y complementar esta dieta con vitaminas y minerales. Por ejemplo un gato que se alimente normalmente con pescado y carne cocinada en casa precisa un aporte de calcio, tiramina y taurina, y dosis regulares de aceite de hígado de bacalao para conseguir vitaminas A y D. Lo que sí es recomendable es ofrecerselo de vez en cuando, sobre todo cuando tiene problemas para comer después de una operación o estrés. Aunque los veterinarios no lo recomiendan, no es malo darle un poco de carne picada, pollo, pescado con espinas o hígado.

La dieta de un gato adulto sano debe estar compuesta por un 31% de proteínas, un 41% de grasas y un 28% de hidratos de carbono.

No se alarme si su gato pierde temporalemtne el interés por comer, aunque puede ser síntoma de una enfermedad, lo normal es que si está acostumbrado a salir de casa, completan su dieta con presas ocasionales y con lo que comen de las casas de los alrededores. Otra de las causas de falta de apetito puede ser el cambio de alguna rutina, como la vuelta al colegio de los niños. Si observa que la falta de apetito se alarga más de dos días, el gato rechaza incluso alguna sardina o hígado, acuda a su veterinario.

Además de la comida principal, en las tiendas puede encontrar un amplio surtido de productos " golosinas" que son mejores que cualquier otra recompensa como un plato de carne o pescado. Algo que puede hacer también es verter el aceite de una lata de sardinas sobre pedazos de pan. No dar nunca cosas como chocolate o caramelos ya que los gatos no son golosos.

 

 

CACHORROS

 

Aunque los cachorros estén destetados, cuando llegan a casa, necesitan ingerir leche a temperatura ambiente, en tiendas especializadas encontrará leche para crías. A las 12 semanas, deben empezar a comer alimentos sólidos para   cachorros. Siga la instrucciones del paquete ya que varían según las marcas. Los cachorros tienden a comer muchas veces y poca cantidad. Es recomendable darle distintos sabores para que no se vuelvan exigentes. Ir reduciendo la cantidad de leche para que a los seis meses el alimento sea sólo sólido. Deberá alimentarse dos veces, una por la mañana y otra por la tarde. Aunque siga una guía, lo mejor es ver si deja el plato limpio y precisa algo más de cantidad o bien siempre deja la misma, por lo que conviene reducir la dosis. Tire la comida enlatada que sobre para que no se estropee o se llene de bichos. Si nunca se la acaba será mejor optar por comida seca y deshidratada que puede quedarse en el cuenco más tiempo. A los 10 meses los gatos ya pueden comer porciones de adulto.

 

 

 

 

El Universo Animal es una página informativa. No vendemos nada de lo que pueda aparecer en ella.

La información ha sido recogida de libros, fichas, y páginas de internet como Wikipedia.

 

Si desea que su publicidad figure en nuestras páginas, consúltenos,   les haremos una oferta acorde a sus necesidades.

 

Publicidad: 656 30 55 69   - correo electrónico:  eluniversoanimal@eluniversoanimal.com

 

Copyright (c) 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd