Al utilizar ELUNIVERSOANIMAL acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página.

Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Introducción      Adiestradores      Alimentación      Anatomia      Aseo      Criadores      Educación      Enfermedades   

  Equipamiento      Gestación      Perros de búsqueda y rescate      Razas      Sociedades caninas 

 

 

Los perros suelen ser limpios por naturaleza y muchos se asean con esmero ellos mismos. A casi todos les gusta revolcarse por el suelo y su pelaje se ensucia y adquiere mal olor, por lo que es preciso cepillarlos o bañarlos con frecuencia.  

Tendrá que explorar cada centímetro de su cuerpo, incluídos ojos, oídos, boca, patas y genitales para detectar cualquier cambio sospechoso o lesión. Enseñele a esperar quieto mientras lo examina, usándo recompensas si fuera necesario. Coloque el perro frente a usted y comience por los ojos para ver si están enrojecidos o inflamados. Después explore los oídos, observando el conducto auditivo para ver si está obstruído.   La boca es la siguiente, levante los belfos por un lado del morro y por el otro, así podrá comprobar si hay placa adherida a los dientes. Con mucha suavidad ábrale las fauces y examine la lengua, el paladar y la garganta. Examine cada centímetro de piel y capa desde el cuello a las paletillas, averigue si le duele o molesta en algún lugar o existe inflamación. Llegue hasta las manos, levante las patas delanteras para comprobar la longitud de las uñas y mire las almohadillas que no están dañadas o agrietadas. Introduzca un dedo con delicadeza entre cada par de dedos de su perro para asegurarse que no tiene ningún objeto extraño. Vuelva a las paletillas y recorra con las manos la espina dorsal en dirección a la cadera y luejo dirección a las ijadas. Palpe ambas patas traseras de arriba a abajo, y proceda con los pies como con las manos. Y para terminar acaricielo desde la cabeza hasta la punta de la cola, agarre la cabeza firmemente pero con suavidad, por la base y sepárela para inspeccionar la región anal, para ver si hay parásitos internos. Luego deslice la mano hacia el abdomen para palpar el vientre, si el perro es macho palpe también la región genital. Una vez haya acabado prémiele por haber aguantado todo el tiempo.

 

PELAJE Y PIEL

 

El manto de ciertas razas debe ser cepillado, esquilado, entresacado o recortado con cierta frecuencia.   Dependiendo de la raza precisarán una atención especial en su pelaje o en  su piel.

A razas como el Yorkshire Terrier y Bichón Frisé se les corta el pelo para ser más fácil su mantenimiento y evitar la formación de nudos. El Cavelier King Charles Spaniel que tiene una capa sedosa de longitud media no se recorta y bastará con cepillarlo. El perro Desnudo o Crestado de China en el que hay dos variedades, la que no tiene pelo a excepción del penacho de la cabeza, cola y patas, precisa de cuidado de la piel.

Los perros de caza precisan un cepillado y peinado en profundidad, incluso un recorte de pelo. El labrador es poco exigente para peluquería, pero precisa mucho cepillado durante la muda ya que el pelo se le cae a puñados.

Los Bracos de Weimar, Pointer Inglesis, Vizsla Magyar  y Kurzharr alemanes no necesitan cortes de pelo.

Los Retrievers, Setters y Spaniels tienen un pelo sedoso de longitud media y precisan cepillados, peinados y entresacados para eliminar los pelos muertos. Todos necesitan que se les recorte un poco el pelo de las patas, y así facilitar la limpieza de manos y pies. El Golden Retriever necesita que se le recorte el pelo del cuello y de la cola.

 

 

Los rastreadores, podencos y lebreles sulen ser menos exigentes en cuestión de peluquería, a excepción del lebrel Afgano dada su larga y sedosa melena. Las razas de pelo duro como el Irish Wolfhound y el Deerhound precisan cepillados regulares, pero pocos baños y visitas a la peluquería.

Casi todos los terriers necesitan entresacados para deshacerse del entrepelo muerto, a veces se les recorta para evitar ésto.

Algunas de las razas que requieren poco cuidado es el Boston Terrier, Dálmata, Shar Pei y Bulldog, pero tanto el Shar Pei como el Bulldog precisan un cuidado especial en sus pliegues faciales donde acumulan suciedad.

Una de las razas más famosas por sus cortes de pelo son los caniches de cualquier talla.  

Entre los perros de pastor y de trabajo están los de pelo liso que no precisan mucho cuidado en peluquería, pero sí en manicura, ya que  dada la forma de sus patas impide que las uñas se desgasten al andar o correr y hay que cortárselas de forma periódica. Los de pelo largo como Border Collies, Collies de pelo duro, Collies Barbudos y Bobtails precisan largos y laboriosos cepillados y peinados para que esté limpio y no se enrede y apelmace.

 

BAÑO

 

La frecuencia del baño depende de cada raza, de si participa o no en exhibiciones y concursos y de sus hábitos pesonales.  

 

Útiles necesarios:

- algodón

- champú para perros y un recipiente donde mezclarlo con agua

- esponja

- bañera, ducha, lavabo o barreño

- alfombrilla de goma para que no resbale en la bañera o ducha

- toallas que utilice sólo él

- cepillo y peine

- secador de pelo

 

 

Puede empezar por introducir en la parte interior y superior de cada oreja (no los oídos) un trozo de algodón para que lo entre agua. Meta al perro en el baño y delé un par de minutos para que se acostumbre, dele una golosina y felicítelo por estar tranquilo. Empape el cuerpo con agua tibia bien con la ducha o con la esponja. Diluya el champú y enjabone todo el perro formando una capa de espuma. Frote bien en las partes más sucias. Aclare dos veces. Envuelva al perro en una toalla y séquelo bien. Cepille y peinelo mientras lo seca con un secador o deje que se seque al aire libre de forma natural pero no en tiempo frío porque podría resfriarse.

Una vez seco y cepillado el pelo, quedarán a la vista las zonas que es preciso recortar. A casi cualquier perro de compañía se le puede cortar el pelo en casa sin problemas con unas tijeras especiales bien afiladas. Las de pelo largo y algunos  perros de trabajo requieren de un peluquero canino con frecuencia. Nunca use las tijeras si el perro no está tranquilo y corte de poco en poco para ver el efecto general.

Hay perros que necesitan que sus glándulas perianales se vacíen periódicamente. Si su perro arrastra el trasero hacia adelante, frotándolo contra el suelo o se lame la región anal insistentemente, puede sufrir una obstrucción o infección de estos sáculos anales. Éstos contienen sustancias aromáticas destinadas a marcar el terrirorio y deben vaciarse cuando el perro defeca. Si precisa ayuda con frecuencia para vaciarlo, puede que precise un cambio de dieta, si se infectan puede tratarse de una infección que deba tratarse con antibióticos.

Para vaciarlos debe colocar al perro de pie, levantándole la cola desde la base. Con la mano enfundada en un guante de goma y con un trozo grande de algodón o pañuelo de papel, coloque la mano abierta sobre la región anal del perro. Las glándulas perianales se encuentran a ambos lados del ano, hacia abajo, como si fueren las cuatro y las ocho del reloj. Presione firmemente sobre estos 2 puntos   hacia adentro y hacia arriba a la vez, para extraer el contenido, una sustancia pardogrisácea que huele muy mal. Si lo desea acuda al veterinario para que le asesore.

 

UÑAS

 

Las uñas también precisan revisión si es un perro que está en un piso y no las desgasta de forma natural. Las manos y pies de los perros  son muy sensibles y los perros se ponen nerviosos en cuanto los tocan, por eso odian que se le corten las uñas. Es una labor difícil y que una mala experiencia puede marcarle para toda la vida.

 

 

En las uñas hay una parte carnosa y profusamente irrigada (pulpa de la uña) que si se corta, duele mucho y sangra abundantemente, por eso hay que cortarlas de poco en poco. Es bueno que le acostumbre a dejarse tocar las patas, ofreciéndole golosinas si es necesario. Ponga el cortauñas cerca hasta que se vaya acostumbrándose a él pero no corte nada. Levántele una pata y estire suavemtne de una uña y déle un golpecito muy suave con el cortauñas antes de ofrecer al perro una golosina y repítalo varias veces sin cortar nada hasta que el perro  deje de ponerse nervioso. Corte un milímetro aproximadamente cada vez, siempre tendrá tiempo de volver a cortar.

 

CEPILLADO DENTAL

 

La falta de higiéne dental puede provocarles caries y gingivitis, por ello hay que examinarla periódicamente para ver si están cubiertos de placa y limpiarlos con regularidad. Hay algunos juguetes y masticadoras que ayudan a eliminar restos de comida de la corona, pero a pesar de ello precisan un buen cepillado. Comprar un cepillo y pasta especial para perros. Poner un poco de pasta y apartando los belfos cepille desde la encía hacia abajo para arrastrar cualquier resto incrustado y masajear suavemente la encía, desde delante hacia atrás y luego en el lado contrario. Debe hacerse a diario y si utiliza el dentífrico para perros con sabor a hígado su perro se acostumbrará y no se resistirá.

 

 

OJOS

 

Debido al lagrimeo aparecen unas manchas parduzcas bajo sus ojos, hay que mantener limpia la zona usando unas bolitas de algodón humedecidas, pañuelos de papel o toallitas especiales para higiene ocular canina.

 

OREJAS

 

Para limpiarlas vuélvalas hacia arriba y hacia atrás suavemente, dejando visible el conducto auditivo externo para averiguar si hay cera marrón o está infectado. Elimine la suciedad sin tocar el oído, frotando suavemente con un pañuelo de papel humedecido, una bolita de algodón o una toallita especial para limpiar oídos. Compruebe que no hay pelos obstruyen el conducto auditivo de su perro. No use bastoncillos de algodón porque podría lesionar el tímpano.

 

CACHORROS

 

No es fácil esperar que un cachorro muy joven controle sus esfínteres. Es importante saber en qué momento es más probable que un cachorro sienta ganas de hacer sus necesidades, seguramente después del juego, recién despertado, cuando se acaba de llevar una alegría o después de comer.

Mientras está aprendiendo no será malo sacarle al aire libre cada hora y estar pendiente de sus gestos.   Saque al cachorro siempre en el mismo lugar y espere hasta que haga sus necesidades. Repita con dulzura alguna palabra como " hazlo aquí" " aquí sí" , le ayudará a recordar por qué se encuentra allí con usted. Cuando empieze a olfatear por todas partes o a caminar en círculo, significará que tiene ganas, felicítelo o prémielo. Una vez haya terminado sus necesidades, felicítelo con gran entusiasmo y ofrézcale una golosina especial para cachorros. Juege un rato con él y vuelva a casa.

Si no hace nada vuelva a casa y téngalo controlado en todo momento hasta que vuelva a salir, si lo descubre haciendo sus necesidades dentro de casa o a punto de hacerlas, diga " aquí no" en tono suave y llévelo al lugar apropiado. Sáquelo de inmediato, incluso en plena faena. Si deja aunque sea una gotita en el lugar adecuado, felicítelo y prémielo.  

Si lo mantiene en el lugar donde duerme, el perro aguantará hasta que le toque salir, ya que tienden de forma natural a no ensuciar la cama. No le acostumbre a hacerlo antes en papel de periódico ya que tendrá que adiestrarlo dos veces, una en el periódico y otra fuera.

Si su perro orina cuando le ve llegar, ignórele hasta que estén al aire libre y salúdelo sólo cuando haya hecho pis fuera.

Procúrele un lecho donde se sientan seguros y tranquilos. Puede ser tanto  una cesta de mimbre, una caseta de perro, una cama especial que   venden en tiendas especializadas, un rincón adaptado donde se sienta cómodo e incluso hay quien usa  un transportín.  En los comercios venden alfombrillas guateadas hasta camas rellenas de bolitas de poliestireno, incluso existen mantas térmicas especiales para los perros que no toleran el frío. Comprueba que lo que elija debe ser fácil de limpiar y que tanto la cama en sí como el material de acolchado puede lavarse regularmente. Para los cachorros lo mejor es acondicionarles una caja de cartón, ya que de todas formas van a mordisquearla.

Las pulgas son un pelibro para los propietarios, y los hogares con calefacción central son su refugio predilecto. Por ello debe lavar con frecuencia la mantita que forra la cama del perro, no use un champú antipulgas barato, use sprays, gotas o champú antipulgas de calidad.

Por higiene no se les debe servir el alimento en recipientes que usen los humanos, además deberán lavarse y guardarse por separado. Una vez termine el perro de comer debe retirar la comida sobrante para evitar moscas e insectos, a no ser que sea pienso seco y el perro se regule a lo largo del día.

 

 

El Universo Animal es una página informativa. No vendemos nada de lo que pueda aparecer en ella.

La información ha sido recogida de libros, fichas, y páginas de internet como Wikipedia.

 

Si desea que su publicidad figure en nuestras páginas,   consúltenos,   les haremos una oferta acorde a sus necesidades.

 

Publicidad: 656 30 55 69   - correo electrónico:  eluniversoanimal@eluniversoanimal.com

 

Copyright (c) 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd